Danza clásica para adultos: nunca es tarde

danz aclasica para adultos nunca es tarde

A veces creemos que la danza clásica para adultos es una quimera porque desde nuños hemos aprendido que hay que aprender a bailar desde pequeño. A bailar, a hacer deporte o a cualquier otra cosa. Pero los adultos también tenemos derecho a hacer lo que nos gusta. Y si la danza es tu sueño, nada te impide practicarla.

Danza clásica para adultos: ventajas y desventajas

No vamos a mentirte porque sería tirar piedras contra nuestro propio tejado. Es cierto que los mecanismos del aprendizaje funcionan mejor en la infancia. Sin embargo, eso no quiere decir que se paren para siempre en cuanto nos hacemos mayores. Si fuera así, las civilizaciones no se habrían desarrollado. Muchas veces son la edad y la experiencia las que nos permiten descubrir lo que queremos hacer. En otras ocasiones, la independencia en la edad adulta nos da las herramientas para tomar decisiones que no podíamos tomar de niños.

En cualquier caso, puede que te encuentres en una cruce de caminos. Puede que siempre hayas querido bailar. Si así es, este es tu momento. La danza clásica para adultos te dará todo lo que te habría dado cuando eras más pequeño, con algunas diferencias. Aunque puede que no te encuentres flexible o ágil, esas con características que se desarrollan con la práctica. Puede que los niños sean capaces de tocarse la frente con un pie sin esfuerzo. Los adultos en cambio tenemos un mayor control de nuestra voluntad y sabemos lo que podemos conseguir si nos lo proponemos.

Cómo platearte la danza clásica para adultos

La danza es una disciplina inclusiva y diversa.  No importa que la practicaras hace muchos años o que jamás te hayas calzado unas zapatillas de baile. Cuando pienses en tu primera clase de danza clásica para adultos no pienses en la dificultad de los movimientos. Nadie va a exigirte que ejecutes una figura aérea perfecta. Tampoco se lo exigimos a los niños cuando empiezan. Piensa que en las clases iniciales de danza clásica para adultos aprenderás movimientos nuevos que te exigirán un esfuerzo parecido al de una clase de yoga.

Cuando aprendemos danza, bailar no es lo primero. Antes hay que desarrollar una técnica adecuada, hay que acondicionar el cuerpo y prepararlo. Así en el momento en que finalmente debas hacer giros y saltos, no solo no te lesiones, sino que disfrutes. La danza clásica para adultos incorpora belleza, gracia y un componente de superación. Por eso, cuando seas capas de realizar varios pasos de baile seguidos, te sentirás tan satisfecho como con aquel logro que pensaste que nunca conseguirías. 

Nuestros profesores de danza clásica para adultos son conscientes de que debes aprender a tu ritmo y de que debes ser tú quien sepa hasta qué punto tu cuerpo es capaz de responder. Ellos caminarán en tu proceso y te guarán, pero tú serás tu propio líder.

Trabaja con nosotros

Envíanos tu currículum

Newsletter