Salir a bailar solo

salir a bailar solo

A mucha gente le da apuro salir a bailar solo. Y como no tienen pareja o las personas de su entorno no comparten este hobby, prefieren tirar la toalla. En realidad es una cuestión de actitud mental. Solo hay que liberarse de emociones como el miedo o la vergüenza. para disfrutar al 100% del baile.

Apuntarse a clases de baile sin pareja

Son muchas las personas que desean aprender a bailar, pero piensan que el no tener pareja  puede ser un impedimento. ¡En absoluto! Mucha gente se encuentra en esta situación y es algo que no debería frenar a nadie a la hora de plantearse disfrutar del baile. Hay quien se imagina que es triste apuntarse solo a clases de baile y que van a ser el centro de atención de miradas compasivas. Como comentábamos, hay muchos alumnos que se apuntan sin pareja. A la hora de practicar, como ya mencionábamos aquí, lo más común es hacer rotaciones para que todos bailen con todos. Así que, aunque fueses con pareja, probablemente solo bailaríais juntos unos minutos.

Pero, ¿y si quiero ir a un local a bailar? Salir a bailar solo a locales específicos es más habitual de lo que piensas. Ir sin pareja suele frenar a muchos bailarines, porque se sienten más inseguros por el hecho de tener que bailar con desconocidos en un ambiente distinto al de clase. Por lo general, los bailes de salón, son muy agradecidos. Solamente hay que aprender algunos pasos elementales para disfrutar del ritmo y de la música. Y no suele suponer demasiado tiempo y esfuerzo. Conociendo estas figuras básicas, un poco de ensayo en casa y una ropa llamativa, estarás preparado para iniciarte en la pista de baile. Recuerda que no vas a hacer una exhibición, sino a disfrutar y dejarte llevar por el ritmo. Con el tiempo irás aprendiendo pasos más elaborados y adquiriendo más nivel.

El pudor de salir a bailar solo

Salir a bailar solo y entrar en una pista de baile, puede ser resultar difícil para muchos. En ocasiones hay que enfrentarse a un pánico escénico provocado por la timidez, baja autoestima o sencillamente, falta de práctica en cuestiones de socialización. Pero se puede vencer y merece la pena el esfuerzo. Es importante que interiorices que para disfrutar del baile, no lo tienes que hacerlo como un profesional. Nadie te va a examinar ni a observar con extrañeza por ir sin pareja. En un local de baile encontrarás gente de todos los niveles. Lo bueno de cambiar de pareja en las clases de baile es que se aprende rápidamente a adaptarse al estilo y el nivel de otros bailarines. Solamente hay que dar ese primer paso de valentía y empezar a seguir el ritmo de la música, ignorando cualquier pensamiento paralizante. Una vez roto el hielo, comenzarás a sentirte cada vez más cómodo.

Salir a bailar solo o acudir a clases de baile sin pareja no es ningún impedimento para disfrutar y aprender. Es muy sencillo integrarse en un grupo, aunque todos los bailarines no se conozcan previamente. El mundo del baile se caracteriza por ser divertido, abierto y libre de prejuicios. Factores como la edad, la clase social, la procedencia, el idioma, la condición física, etc, desaparecen por completo y se diluyen en la música.

Por último, aprender a bailar, te da la posibilidad de conocer a un montón de personas con quienes compartirás esta pasión. Quien sabe lo que te puede deparar la vida. Si no tener pareja te hacía dudar, desde Dance Emotion te animamos a matricularte a clases de baile. Si quieres venir a conocernos, contáctanos y te responderemos cuanto antes.

Tags: clases de baile,, bailar solo, sin pareja, clases de baile para solteros

Trabaja con nosotros

Envíanos tu currículum

Newsletter