Quiero ser profesor de salsa: pasos a seguir

 In Noticias

Ser profesor de salsa o profesor en cualquier otro ámbito no es cosa menor. Puedes ser un absoluto experto en una faceta determinada de la vida, pero esto no implaca que puedas transmitir tu conocimiento a otras personas, o por lo menos no de forma óptima. Pero no te asustes, porque desde tu pasión por el baile y más concretamente por la salsa, puedes construir tu propio camino a través de una eficaz metodología de estudio, que te haga cumplir con tu objetivo.

8 pasos para ser un buen profesor de salsa

Llegar a ser maestro en algo te va a llevar años, pero para ser el mejor, vas a tener que dedicarle toda tu vida. Enseñar es un aprendizaje continuo, una evolución sin parangón en tu faceta personal y profesional. Vamos a intentar desgranarte 8 claves que pueden ayudarte a conseguirlo.

Conoce tu salsa

Primeramente debes conocer el estilo a la perfección; ello implica poseer una técnica sólida, un amplio repertorio de juego de pies y patrones y una exquisita comprensión del tiempo musical.

Saber desglosar tus enseñanzas

Deberás aprender a hacerlo todo a camara lenta, a tener paciencia con aquellos que se inician y sobretodo deberás insistir en cómo saber encontrar el ritmo de la música y como aplicarlo a los movimientos (una de las cosas más complicadas en todo comienzo).

Volver a ser estudiante

Una de las mejores formas de avanzar como instructor de salsa es aprender de otros instructores. Complementar nuestros conocimientos con otros talleres intermedios o avanzados nos ayudará a tener un mejor nivel en determinadas facetas del baile. Tus alumnos agradecerán culaquier nueva enseñanza o ampliación de repertorios y pasos que puedas ofrecerles.

Aprende a liderar y a seguir

Ser un buen lider no excluye que puedas y debas ser un buen seguidor si lo que pretendes es llegar a ser un gran instructor de salsa. No te encasilles en el rol de lider por el mero hecho de ser el profesor, muchas veces deberás dejar que te lleven para dar confianza a tus alumnos y entender qué errores deben subsanar desde otros posibles roles en el baile.

Consigue una buena pareja de baile

Aunque es posible enseñar sin pareja, no es lo más recomendable en salsa, y menos en clases grupales. Tener un buen compañero te ayudará a afianzar ciertos pasos o movimientos con mayor facilidad, que tus estudiantes lo entiendan y además les otorgorá diferentes perspectivas de estilo.

Tener en cuenta lo bueno y lo malo

Las ventajas y desventajas de la enseñanza de salsa van a ser muy subjetivas, pero esto podría ser un «esquema tipo» de un instrucor medio:

  • Ventajas: podría ganar algo de dinero, podría  tener más tiempo para disfrutar de lo que me apasiona, podría mejorar mi técnica de baile o afianzar un estilo propio, podría tener la satisfacción de ver como mis alumnos evolucionan, etc.
  • Desventajas: la enseñanza no es fácil, se requiere un gran compromiso de tiempo, puedo requerir una continua inversión de dinero en nueva música, clases, talleres, etc.

Capacidad autocrítica y humildad

Hay que prestar especial atención a aquello que realmente funciona en tus clases y lo que no. Corregir o realizar cambios en un proceso de enseñanza-aprendizaje no es, ni mucho menos, algo negativo. Aprende a escuchar a tus alumnos y sobretodo no seas muy duro contigo mismo. Hay algo básico en este camino: nos apasiona la salsa, nos gusta enseñar, pero somos humanos.

Encuentra tu propio estilo

La mayoría de instructores o maestros de salsa empiezan copiando el estilo de otros maestros a los que admiran y para empezar como maestro no es algo que deba preocuparte, pero a medida que sigas enseñando, adapta lo que haces a tu personalidad y a lo que funcione, tanto para ti como para tus alumnos. Interactuar con cada uno de tus alumnos es clave para que ambas piezas de este engranaje (alumno-profesor) encuentren su verdadero estilo.

Recommended Posts

Dejar un comentario

Contacto WhatsApp