Anthony Mmmsoma Madu, el niño nigeriano becado por el American Ballet Theatre

 In Noticias

Este verano se hizo viral el video de un niño nigeriano bailando descalzo bajo la lluvia. Gracias al número de reproducciones y el apoyo de personalidades como la actriz Viola Davis, el protagonista de las imágenes ha sido becado por la prestigiosa compañía estadounidense para poder cursar allí su formación y convertirse en bailarín profesional.

(imagen de portada por Benson Ibeabuchi)

Leap of Dance Academy.

El video muestra a Anthony ejecutando una variación de fouettés y saltos. Está en un patio, llueve y va descalzo. Las imágenes se difundieron desde la cuenta en Instagram de Leap of Dance Academy, una escuela de ballet en el estado de Lagos, Nigeria. Fue creada en 2017 por Daniel Ajala, apasionado amante del ballet. Cuenta con 12 estudiantes desde los 6 hasta los 15 años y las clases son gratuitas para potenciar los jóvenes talentos. La escuela está financiada por el propio Ajala y cuenta con el patrocinio de Travelling Tutús para proporcionar el vestuario necesario a los estudiantes.

View this post on Instagram

FACTS ABOUT OUR PROGRAM. Behind those fanciful in class beauty and costumes are lots and lots of backstage hard work. With very little or no resources our kids are training to be the best they can. This is not to bring down anyone but to show their high level of dedication and committments to our program. Who wouldn't be proud of them? What teacher wouldn't pray for students who shows/comes to class with so much desire to learn? Kids who are ready to dance with or without conditions. Imagine what more we could achieve if we have more?🙂 DMs for more information. #leapofdanceacademy #covid19 #donation #vocational #nigerianballetschool #travelingtutusincnigeria #danceacademy #danceeducation #weloveyou #growth #weloveourpartners #yeswecan #dancing #learning

A post shared by Leap of Dance Academy (@leapofdanceacademy) on

La combinación de elementos técnicos bastantes complicados en la coreografía con la falta de un buen entorno para la práctica del ballet, es decir; un suelo apropiado y zapatillas de media punta, hicieron que miles de personas se impresionaran y enternecieran con Anthony. Probablemente, que las actrices Viola Davis y Cinthia Erivo hayan compartido en sus propias redes el video ha facilitado que la existencia de este niño en Nigeria llegase hasta el American Ballet Theatre. Este nuevo curso, Anthony se mudará a Nueva York y empezará su formación como bailarín profesional en esta prestigiosa institución gracias a la beca que la han concedido.

Esta es una bonita historia pero todavía no conocemos su final. Bien es sabido que el mundo del ballet clásico en occidente y el color de piel no van de la mano. Veamos algunos ejemplos y visibilicemos a grandes artistas que lo han tenido más difícil simplemente por su procedencia étnica.

Misty Copeland.

Misty Copeland es una bailarina de origen afroamericano, nacida en Kansas en 1982. En el año 2015 fue ascendida a bailarina principal en el American Ballet Theatre, la máxima categoría existente en las compañías de ballet. Y de esta manera se convirtió en la primera bailarina principal negra de esta prestigiosa compañía fundada en 1939, hace 81 años exactamente. A día de hoy, sigue siendo la única. Si bajamos en la jerarquía de la compañía: solistas, cuerpo de baile y aprendices; vemos un poco más de diversidad, pero no en los puestos principales.

Rave Wilkinson fue la mentora de Copeland. Esta neoyorquina le pudo aportar un gran apoyo en su ascenso dancístico ya que ella ya ostentaba el título de primera bailarina afroamericana en 1935 de Los Ballets Rusos de Montecarlo (compañía asentada en Estados Unidos en ese momento).

Otros referentes para la comunidad afroamericana en el mundo del balllet occidental son Chysrtyn Mariah Fentroy, principal del Boston Ballet y única bailarina negra del elenco. O el emblemático Carlos Acosta, que también lleva un título consigo. El primer “Romeo” negro del Royal Ballet.

Arthur Mitchell fue un bailarín y coreógrafo estadounidense que creó la primera compañía de ballet clásico integrada exclusivamente por afroamericanos, el Dance Theater of Harlem. Sin duda, una de sus obras más significativa es “Creole Giselle”, una versión del conocido ballet romántico reubicado en la Luisiana segregada de 1840.

Le deseamos todo lo mejor a Anthony, y esperamos que cuando se suba a los escenarios como bailarín profesional; siga haciendo los fouettés con la misma energía y no tenga que llevar ningún título relacionado con el color de su piel.

Recent Posts

Dejar un comentario

Contacto WhatsApp