La disciplina en la formación en danza

 In Formación

La disciplina en la formación en danza es una herramienta fundamental. Te contamos por qué es una poderosa aliada y algunos consejos para mejorarla.

La disciplina como herramienta

La disciplina implica compromiso, dedicación y constancia en la práctica diaria de los movimientos, la técnica y la expresión corporal. Gracias a la disciplina, y por lo tanto al trabajo constante y diario, podrás mejorar la fuerza, flexibilidad, coordinación y resistencia, lo que te permite ejecutar todo tipo de movimientos complejos y expresivos con gran precisión.

Superar obstáculos

La disciplina te ayudará a desarrollar habilidades como la concentración, la paciencia y la perseverancia, por lo que te resultará mucho más fácil superar los desafíos y obstáculos que puedan surgir durante el proceso de aprendizaje y perfeccionamiento. La disciplina también fomenta el respeto hacia los demás bailarines y bailarinas y el profesorado, creando así un ambiente de trabajo colaborativo y respetuoso en el estudio de danza.

Consejos para entrenar tu disciplina

Al igual que los músculos, también puedes entrenar esta habilidad y dominarla mejor… ¡No nacemos con ella!

  • Establece metas claras y específicas: antes de comenzar cualquier clase, es importante tener claro cuál es el objetivo que quieres alcanzar. Define siempre metas realistas a corto, medio y largo plazo.
  • Crea un plan de acción: una vez que tengas tus metas claras, es importante crear un plan detallado de cómo vas a alcanzarlas. La técnica en la danza se va construyendo peldaño a peldaño, es importante saber que no conseguirás todo en un día, pero con constancia superarás las dificultades seguro.
  • Elimina las distracciones: identifica aquellas cosas que te distraen o te impiden concentrarte en tus clases y entrenamientos y busca maneras de eliminarlas o reducirlas al mínimo. Por ejemplo, el teléfono móvil puede ser una herramienta para grabar coreografías o ejercicios y autocorregirte. Pero si lo vas a utilizar durante tus ensayos, que sea sólo para ver los videos y evita la tentación de entrar en R.R.S.S.
  • Practica la autodisciplina: la disciplina es una habilidad que se puede desarrollar con práctica y perseverancia. Trata de establecer rutinas diarias que te ayuden a mantener el control sobre tus acciones y decisiones. No esperes a que tus profes te exijan, el primer paso siempre está en ti.
  • Celebra tus logros: reconoce y celebra cada pequeño avance que hagas hacia tus metas. Esto te ayudará a mantenerte motivado y comprometido con tu proceso de mejora personal. Es importante ser consciente de todo lo positivo y cualidades que ya tenemos y no fijarse sólo en los errores y lo que falta por conseguir.
    Busca apoyo: no tengas miedo de pedir ayuda a amigos, familiares o profesionales si sientes que estás teniendo dificultades para mantener la disciplina. Contar con el apoyo de otras personas puede ser clave para superar obstáculos y seguir adelante. Cuando trabajamos en grupo siempre somos más fuertes.

Esperamos que estos consejos te sean útiles y te sirvan para mejorar la disciplina en la Formación en Danza y la aproveches al 100%

Recommended Posts

Dejar un comentario