La danza: un arte que requiere disciplina y pasión

 In Noticias

La danza es mucho más que moverse al ritmo de la música. Es arte, pasión, expresión y creatividad. La propia palabra nos evoca la belleza de un cuerpo en libertad. Pero también significa trabajo, disciplina, voluntad y compromiso, cualidades con las que debe contar el bailarín, tanto durante las clases en la academia, como fuera de ella.

La danza: mucho más que bailar

Hay personas que se toman el baile como un pasatiempo o un hobby desenfadado. Simplemente, buscan pasar un buen rato, conocer gente afín o hacer algo de ejercicio y ponerse en forma. Pero hay otras personas que emprenden el camino de la danza con otra mentalidad. Buscan mejorar cada día, perfeccionar sus habilidades y, en definitiva, convertirlo en su estilo de vida, incluso aunque no pretendan dedicarse profesionalmente a ello.

Y es que, como decíamos, la danza es mucho más que saber bailar. Estamos hablando de una disciplina que tiene una larga historia, conceptos teóricos y distintos marcos sociales que han influido en su evolución. Estos conocimientos de cultura general, son importantes a la hora de entender en profundidad las diferentes coreografías y piezas de baile. Solo entendiendo bien el origen de todo se pueden conseguir interpretaciones sublimes. Además de eso, los bailarines deben tener ciertos conocimientos de anatomía, para poder sacarle el máximo partido a su cuerpo, respetándolo y evitando lesiones.

Aprender danza también significa aprender a comunicar. Esto es algo que únicamente se consigue a través de la pasión, de la conexión con el cuerpo y la música. Para transmitir en el escenario, es fundamental dominar la técnica, haber practicado mucho y tener un buen control del cuerpo. Pero no sirve de nada realizar movimientos perfectos, si no se saca de dentro esa chispa de energía que permite ponerle sentimiento a cada paso y cada giro.

La búsqueda de la perfección

La danza, sobre todo la clásica, y el ballet, es una disciplina muy estricta. Requiere un intenso trabajo físico continuado para moldear el cuerpo y conseguir la flexibilidad y la fuerza necesaria para ejecutar los diferentes movimientos y posturas. La parte puramente física, es como un deporte, y como tal, requiere entrenamiento constante. Otra de las características más importantes es que se busca la perfección, incluso siendo conscientes de no existe tal cosa. Todo el trabajo y el desempeño está enfocado a acercarse a ese concepto de perfección que solo unos pocos en el mundo han conseguido.

Todo esto significa que para entrar en el mundo de la danza, es aconsejable contar con una serie aptitudes personales previas. Por ejemplo, las personas muy organizadas y perfeccionistas, sentirán que pueden dar lo mejor de sí en las clases de ballet. Por otro lado, los perfiles con más tendencia a la improvisación y menos tolerancia a las normas, encajarán mejor con las danzas contemporáneas, africanas o estilos urbanos.

Si tú también quieres vivir la danza con pasión e intensidad, no dudes en apuntarte a clases de baile. Si no tienes claro cuál es tu nivel o cuál es el estilo que mejor se adapta a ti, contáctanos y te asesoraremos de forma personalizada.

Recommended Posts

Dejar un comentario