5 recursos prácticos para mejorar la improvisación

 In Contenidos

Puede qué te preguntes: ¿Por qué debería mejorar la improvisación? Resulta que en la danza es un recurso muy importante por varios motivos. En primer lugar, da mucha confianza al bailarín porque sabe que podrá resolver con naturalidad y fluidez cualquier imprevisto durante una actuación en vivo. Además, improvisar fomenta la creatividad y te permite descubrir nuevas formas de mover tu cuerpo y comunicar emociones. Improvisar también ayuda a sentir la música y vibrar con ella de manera más íntima e intensa, sobre todo si consigues que sea el ritmo el que mueva tu cuerpo.  

La improvisación en la danza es una herramienta increíblemente valiosa para el crecimiento artístico y la expresión personal de los bailarines. ¿Sientes que no se te da muy bien eso de bailar sin que te hayan marcado antes los pasos a seguir? La buena noticia es que se puede practicar, aprender y mejorar siguiendo estos consejos.

Conecta con la música

Para mejorar la improvisación en el baile, lo principal es cultivar una conexión profunda con la música. Por eso es importante que escuches diferentes estilos musicales. Pero nada de ponerse música de fondo mientras se hacen otras cosas; hay que prestar atención a todos los matices y a los cambios de ritmo. Aprende a identificar los diferentes componentes de la pieza, desde la percusión hasta la melodía.

Después, deja que la música entre en tu cuerpo y guíe tus movimientos de forma creativa. Atiende también a lo que te hace sentir esa pieza, ritmo o canción y deja que tu cuerpo hable por ti sin miedo.

Explora las posibilidades de tu cuerpo

Descubrir tu cuerpo es fundamental para la improvisación en la danza. Dedica tiempo a conocer cada aspecto de tu cuerpo en acción, desde los movimientos más delicados hasta los más enérgicos. Domina el control de cada parte y descubre cómo puedes utilizarla para transmitir emociones y contar historias mientras bailas. Prueba diferentes gestos y movimientos para ampliar tu vocabulario corporal y enriquecer tu capacidad de expresión durante la improvisación.

Combina movimientos

Incorpora contrastes en tu improvisación para conseguir un lenguaje expresivo más complejo y con más matices. Por ejemplo, si alternas movimientos rápidos y lentos, puedes crear tensiones y liberaciones muy interesantes. Del mismo modo, combina movimientos suaves y enérgicos, o grandes y pequeños. Estos contrastes hacen que el baile sea más rico y también ayudan al bailarín a conocerse a sí mismo y explorar su propia capacidad de expresión corporal.

Visualízate y déjate llevar

Antes de improvisar es importante proyectar y visualizarse en la actuación. Tómate un momento para imaginarte bailando en el escenario o en cualquier lugar donde vayas a improvisar. Piensa en la pieza musical que va a sonar y visualiza tus movimientos, siente la música y conecta con las emociones que quieres transmitir. Una vez que te sientas seguro con la coreografía y la puesta en escena, deja que tu corazón guíe tu improvisación. 

Confía en tu cuerpo y tu creatividad y deja que la pasión por el baile fluya a través de cada movimiento. Cuando bailas con el corazón, tus actuaciones son mucho más auténticas.

Practica mucho

La práctica constante es otra de las claves para mejorar la improvisación. Dedica tiempo de forma regular a improvisar, ya sea en solitario o con otros bailarines. De esta manera conseguirás desarrollar al máximo tu capacidad para fluir con la música y crear movimientos originales sobre la marcha.Poco a poco verás que tu improvisación se vuelve más fluida y natural. Te sentirás más cómodo explorando diferentes movimientos y expresiones, lo que enriquecerá tu experiencia como bailarín y te permitirá conectar más profundamente con la música y tu público.

Como ves, mejorar la improvisación te puede ayudar a bailar mejor, sea cual sea el estilo que practiques. Si te apasiona la música y el baile, pásate por nuestra escuela y anímate a aprender en una academia.

Recommended Posts
Showing 2 comments
  • Sebastián Aguayo
    Responder

    ¡Sin dudas lo pondré en práctica!

    Hola mi nombre es Sebastián, soy un apasionado por la danza, pero este es precisamente, uno de los temas que significan un «estancamiento» en mi desarrollo, la improvisación. En parte igual siento que se debe a que empecé a entregarle dedicación al baile, un tanto tarde (yo tengo 22 años y empecé hace 2), por lo tanto, por ejemplo, al momento de tener que realizar una impro, no me siento fluir bien, muchas veces me quedo sin movimientos o repito los mismo varias veces.

    Por lo tanto, siento que al no tener una base bien consolidada en el área, no creo que pueda llegar siquiera a improvisar bien. ¿De casualidad tendrán algún consejo extra que me pueda ayudar, en esta temática y en el desarrollo en general como bailarín?

    • dancemot
      Responder

      Sin duda Sebastián lo más recomendable es que te formes para adquirir nuevas herramientas a la hora de improvisar. El artículo pasa brevemente por encima de aspectos que ayudan, pero cuando tú mismo eres el que te quedas sin recursos… Debes buscarlos en el exterior. Toma clases presenciales u online, mira vídeos de Youtube/TikTok/IG o lo que se te ocurra.
      P.D.: No eres mayor con 22 años, tienes mucho recorrido y más en la danza contemporánea.

Dejar un comentario

técnica de danzaaumentar la flexibilidad