5 secretos de los buenos bailarines

 In Contenidos

Todos los aficionados al baile y amantes de la danza queremos llegar a ser buenos bailarines capaces de emocionar a la gente. Para lograrlo, hace falta mucha dedicación, constancia y voluntad, aunque nunca está de más tener en cuenta los valiosos consejos de los bailarines profesionales. Si observamos a la los mejores  (y también si les preguntamos directamente), podemos descubrir algunos trucos que pueden ser la clave para mejorar nuestro nivel. Se trata de consejos muy valiosos, tanto para quienes están comenzando como para los más experimentados, ya que todos compartimos el deseo de mejorar constantemente en el arte del baile.

Sentir la música

La clave más importante es sentir la música. Una persona puede adquirir conocimientos técnicos sobre diversos estilos de baile. Pero lo verdaderamente difícil y lo que marca la diferencia, es la capacidad de interiorizar la música. Hay que absorber cada nota para permitir que fluya en nuestro ser. Los amantes de la música, independientemente de su especialidad, comparten la convicción de que la música va más allá de simples combinaciones de notas; es una necesidad fundamental, y no podrían vivir sin ella.

Este sentido musical se refleja al bailar, donde sentir la música hace que los movimientos fluyan de una forma más natural, casi espontáneamente, como si la propia música fuese quien moviese el cuerpo.

Aprender historia de la danza

Entender la historia del baile aporta una perspectiva enriquecedora. Por ejemplo, el término «vals» proviene del francés «valse,» que a su vez tiene origen en el alemán «wälzen,» significando «girar.» Esta etimología nos hace entender mejor la esencia de este baile.

En el caso del merengue, su origen tuvo lugar entre esclavos africanos en América.  Mientras trabajaban en los campos de cultivo, bailaban con pesados grilletes de 10 kilos apresando sus tobillos. Esto explica por qué hoy día es un estilo que se baila muy a ras de suelo. Como ve, conocer estas historias ayuda a tener  a una comprensión más profunda y una mejor apreciación de los bailes.

Bailar, bailar y bailar

La práctica constante es clave para mejorar en el baile, no hay otra. Al igual que con cualquier habilidad, cuanto más practiques, mejor te volverás. Es como cocinar un plato: la primera vez puede ser complicado, pero con la repetición te vuelves experto. Lo mismo ocurre con el baile. Además de asistir a clases, los buenos bailarines practican por su cuenta en casa, en eventos, en clubes, o en cualquier oportunidad disponible. La práctica hace al maestro.

Controlar la postura

La postura es fundamental en el baile; se afirma que el porte distintivo de un bailarín lo hace reconocible en cualquier lugar. En exhibiciones o competiciones de baile deportivo, es común observar a los bailarines mantener una postura elegante y estirada durante la coreografía. La práctica regular mejora la flexibilidad y resistencia, y permite a los bailarines mantener esa elegante pose con facilidad. La buena postura va más allá de una cuestión estética. Es crucial para hacer correctamente los pasos y movimientos, para no coger vicios y para evitar el riesgo de lesiones.

Pasión

La pasión por la danza es algo que comparten los buenos bailarines. Esta llama interna mantiene al bailarín motivado, impulsándolo a practicar y perfeccionar sus habilidades. Sin pasión, el baile se reduce a movimientos automáticos, carentes de emoción y sentimiento. La danza es una expresión que surge desde lo más profundo, un fuego que se siente y se transmite a través del cuerpo. La pasión, junto con la disciplina, es lo que destaca a los mejores.

Estos son los secretos de los buenos bailarines para lograr la excelencia. Puedes ponerlos en práctica en nuestra academia de baile. Si necesitas más informaición ponte en contacto con nosotros.

Recommended Posts

Dejar un comentario

línea de bailecambiar de pareja en el baile